El día 1 de abril de 2020 comenzó en España el plazo para realizar la declaración de la renta correspondiente al ejercicio 2019. Este es el primero de un total de dos artículos que vamos a publicar en el que explicamos cómo es la fiscalidad de las criptomonedas en España, y nos centramos especialmente en el impuesto IRPF para aclarar las dudas que se tengan a la hora de cumplimentar la declaración de la renta del ejercicio 2019. El modelo de la declaración del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas publicado en el BOE se puede consultar en el siguiente link.

¿Existe en España una legislación tributaria específica para las Criptomonedas?

En España, a día de hoy, no existe una legislación had hoc que determine explícitamente la tributación que deben seguir las criptomonedas en cada uno de sus usos. Por dicha razón, todas las consideraciones que se establecen en el presente post son fruto de la interpretación de la legislación actual, de las consultas que se han realizado al respecto a la Agencia Tributaria por parte de particulares o empresas, y de las opiniones vertidas por expertos consultados en el ámbito legal y tributario. Si se tienen dudas del contenido del presente post, lo más apropiado es realizar una consulta con un abogado o asesor fiscal especializado en tributación de criptomonedas en España.

¿Tributan las criptomonedas en la declaración de la renta (impuesto IRPF- Impuesto de la Renta de las Personas Físicas)?

En la declaración de la renta habrá que tributar por aquellas acciones que hayan producido una ganancia o pérdida patrimonial, siempre y cuando se den tres circunstancias al mismo tiempo: una alteración en la composición del patrimonio y una alteración en la valoración del patrimonio, y que no se indique por la ley que deba tributar en otra categoría o que no tributa.

A grandes rasgos, podemos decir que las criptomonedas sí tributan dentro del IRPF, como ganancias o pérdidas patrimoniales, sólo en el momento de su venta, exactamente igual que cualquier otro activo. El porcentaje que se debería liquidar representaría entre el 19% y el 23% de la ganancia obtenida. 

El cálculo de dicha ganancia o pérdida patrimonial se obtiene de la diferencia entre el valor de adquisición y el valor de transmisión. El valor de transmisión es el valor que se obtiene (en euros) por realizar la transmisión (venta o permuta) de las criptomonedas. El valor de adquisición es el valor (en euros) que tienen las criptomonedas en el momento de su compra. El valor de transmisión suele ser fácil de calcular, en cambio el valor de adquisición puede ser muy difícil de determinar, ya que se pueden haber comprado la mismas criptomonedas en muchos exchanges diferentes, a distintos precios, en momentos diferentes. En este caso, hay que elegir un criterio contable para determinar la cantidad de euros a tributar por las ganancias producidas por cada una de las criptomonedas que se venden o que se permutan por otras. Para ello se debe utilizar un criterio FIFO (First In, First Out). Para poder tener un control lo más exacto posible de las compras y permutas, pueden resultar muy útiles ciertos programas como cointracking, los cuales permiten llevar un control exacto de todas las acciones que se realicen con las criptomonedas en diferentes exchanges, wallets, plataformas, etc, y que además generan informes fiscales y de ganancias y pérdidas que nos ayudaría a justificar los datos aportados en la declaración de la renta. 

En el ecosistema cripto existen diversos escenarios y casuísticas en las que se trabaja con criptomonedas, por lo que para saber con cierta certeza, si las operaciones que se han realizado con criptomonedas tributan dentro del IRPF, primero habrá que analizar qué tipo de operaciones se han realizado, y cuál ha sido el resultado de dichas operaciones.

Veamos varios ejemplos que nos ayuden a entender lo anteriormente explicado.

Ejemplo nº 1.- El 01/01/2019 hemos transferido de una cuenta bancaria de nuestra propiedad 4.000 € al exchange bit2me. Con esos 4.000 € hemos comprado en bit2me 1 BTC. A día 31/12/2019 el valor de ese BTC asciende a 7.000 €. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por estas operaciones si no he vendido el BTC? 

En este caso no hay que tributar por la compra de ese BTC, ya que aunque sí existe una alteración en la composición del patrimonio, al no haberse vendido aún ese BTC por euros, no ha existido una alteración en el valor de nuestro patrimonio (la habrá cuando lo venda). 

Ejemplo nº 2.- El 01/01/2019 tenemos 1 BTC en el exchange bitnovo, cuyo valor, al cambio en euros en el mercado es de 4.000 €. El día 01/06/2019 el valor de ese BTC asciende a 5.000 € y decidimos transferirlo a un wallet Hardware (del tipo Ledger Nano por ejemplo), o a otro exchange (bit2me por ejemplo). A día 31/12/2019 el valor de ese BTC asciende a 7.000 €. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por estas operaciones?

Al igual que en el ejemplo nº 1, no hay que tributar por transferir criptomonedas de un exchange a otro, o por transferir criptomonedas de un exchange a una wallet, ya que no existe una alteración en la composición del patrimonio.

Ejemplo nº 3.- El 01/01/2019 hemos transferido de una cuenta bancaria de nuestra propiedad 4.000 € al exchange bitnovo. Con esos 4.000 € hemos comprado en bitnovo 1 BTC. El día 01/06/2019 el valor de ese BTC asciende a 5.000 €, y decidimos venderlo en dicho exchange, obteniendo 1.000 € de ganancias. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por estas operaciones?

En este caso, sí hay que tributar por las operaciones realizadas, ya que existe una variación en la composición del patrimonio (hemos cambiado 1 BTC por 5.000 €), y además se ha producido una variación en la valoración del patrimonio (ya que en el momento de realizar la venta el valor de transmisión del BTC era de 5.000 €, y lo compramos previamente con un valor de adquisición de 4.000 €). En este caso la ganancia asciende a 1.000 €. En la declaración de la renta, este tipo de ganancias computan como una ganancia patrimonial procedente de una transmisión y tributan entre el 19% y el 23%. En este caso habría que rellenar en la declaración de la renta, en la página 16, de la casilla 1624 en adelante, apartado: “Ganancias y Pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de otros elementos patrimoniales”.

Ejemplo nº 4.- El 01/01/2019 hemos transferido de una cuenta bancaria de nuestra propiedad 4.000 € al exchange bit2me. Con esos 4.000 € hemos comprado en bit2me 1 BTC. El día 01/06/2019 el valor de ese BTC asciende a 3.000 €, y decidimos venderlo en dicho exchange teniendo 1.000 € de pérdidas. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por estas operaciones? 

En este caso existe una variación en la composición del patrimonio (hemos cambiado 1 BTC por 3.000 €), y además se ha producido una variación en la valoración del patrimonio (ya que en el momento de realizar la venta el valor de transmisión del BTC era de 3.000 €, y lo compramos previamente con un valor de adquisición de 4.000 €). En este caso, la pérdida asciende a 1.000 €. En la declaración de la renta, este tipo de pérdidas computan como una pérdida patrimonial procedente de una transmisión y se podría declarar de forma que compensen las ganancias obtenidas. En este caso habría que rellenar en la declaración de la renta, en la página 16, de la casilla 1624 en adelante, apartado: “Ganancias y Pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de otros elementos patrimoniales”.

Ejemplo nº 5.- El 01/01/2019 hemos transferido de una cuenta bancaria de nuestra propiedad 4.000 € al exchange bit2me. Con esos 4.000 € hemos comprado en bit2me 1 BTC. El día 01/06/2019 el valor de ese BTC asciende a 5.000 €, y decidimos cambiarlo en el mismo exchange por 200 ETH realizándose una permuta. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por estas operaciones?

En este caso, sí hay que tributar por las operaciones realizadas, ya que existe una variación en la composición del patrimonio (ya que hemos permutado 1 BTC por 200 ETH), y además se ha producido una variación en la valoración del patrimonio (ya que en el momento de realizar la permuta el valor de transmisión del BTC era de 5.000 €, y lo compramos previamente con un valor de adquisición de 4.000 €). En este caso, la ganancia al realizar la permuta asciende a 1.000 €. En la declaración de la renta, esta permuta computa como una ganancia patrimonial procedente de una transmisión y tributa entre el 19% y el 23%. En este caso habría que rellenar en la declaración de la renta, en la página 16, de la casilla 1624 en adelante, apartado: “Ganancias y Pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de otros elementos patrimoniales”.

Ejemplo nº 6.- El 01/01/2019 hemos transferido de una cuenta bancaria de nuestra propiedad 4.000 € al exchange bitnovo. Con esos 4.000 € hemos comprado en bitnovo 1 BTC. El día 01/06/2019 el valor de ese BTC asciende a 5.000 €, y decidimos comprarnos un coche de segunda mano que vale 1 BTC. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por estas operaciones?

En este caso, sí hay que tributar por las operaciones realizadas, ya que existe una variación en la composición del patrimonio (ya que hemos permutado 1 BTC por un coche de segunda mano), y además se ha producido una variación en la valoración del patrimonio (ya que en el momento de realizar la compra del coche el valor de transmisión del BTC era de 5.000 €, y lo compramos previamente con un valor de  adquisición de 4.000 €). En este caso, la ganancia al realizar la permuta asciende a 1.000 €. En la declaración de la renta, esta permuta computa como una ganancia patrimonial procedente de una transmisión y tributa entre el 19% y el 23%. En este caso habría que rellenar en la declaración de la renta, en la página 16, de la casilla 1624 en adelante, apartado: “Ganancias y Pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de otros elementos patrimoniales”.

Ejemplo nº 7.-  Dispongo de una tarjeta del tipo 2gether Card en la que tengo almacenadas criptomonedas, y me permite realizar compras y retiros de euros en cajeros automáticos. ¿Hay que tributar en la declaración de la renta por realizar esas operaciones?

En este caso, sí hay que tributar por las operaciones realizadas, tanto si se compra con la tarjeta (en este caso se trata de una permuta), como cuando se sacan euros del cajero con la misma (en este caso de trata de una venta de criptomonedas). En ambos casos se considera que se ha producido tanto una variación en la composición del patrimonio, como una variación en la valoración del patrimonio procedente de una transmisión. Tanto si hay una ganancia como una pérdida en dichos procesos, hay que indicarlo en la declaración de la renta. Si se ha producido una ganancia patrimonial tributa entre el 19% y el 23%. Si se ha producido una pérdida patrimonial, servirá para compensar las ganancias producidas. En este caso habría que rellenar en la declaración de la renta, en la página 16, de la casilla 1624 en adelante, apartado: “Ganancias y Pérdidas patrimoniales derivadas de transmisiones de otros elementos patrimoniales”.

En conclusión

El ecosistema cripto-económico es tan amplio, nuevo, cambiante, y complejo, que las autoridades gubernamentales de los países deben realizar un gran esfuerzo para encajarlo en sus legislaciones, así como en sus sistemas económicos y tributarios. Es por ello, que al no existir en muchos países una legislación ad hoc para su gestión, los expertos en materia tributaria y fiscal deben hacer un gran esfuerzo para interpretar la ley vigente e intentar encajar el ecosistema cripto-económico en leyes que no están actualizadas en su mayor parte para trabajar con dicho ecosistema. Como consecuencia, nos encontramos en un terreno muy inestable, en el que puede resultar muy aconsejable la consulta de un abogado o un asesor especializado en la materia.

Por lo tanto, el contenido del presente post no deberá tomarse por el lector como Palabra de Ley, sino como una orientación a la situación actual tributaria de las criptomonedas en España. Para la realización de presente post, nos hemos basado en la información que hemos recopilado de conferencias, entrevistas, documentación y eventos en los que han participado consultores y abogados especialistas en la materia como son el Grupo Seiko, entre otros.